Uruguay: 5.521 empleos en energías alternativas.

Estos empleos "verdes" son la muestra de la transformación de algunas economías hacia una economía sustentable. Estos empleos, para que sean considerados "verdes" tienen que ser decentes (ingresos adecuados, condiciones seguras de trabajo, protección social) además, orientados a la producción de bienes y servicios verdes o que estén asociados a fomentar procesos de producción que sean respetuosos con el medio ambiente.

Con la transformación de la matriz energética como objetivo de gobierno, en los últimos años, las fuentes de enrgías renovables pasaron de ser complementarias a ser las principales del país. 
En 2006 la fuente energética renovable no tradicional (es decir, sin contar la hidráulica) correspondía a la biomasa y significaba un 3,7%. En 2015, esa cifra alcanzó el 32,5% de la oferta de energía primaria.
Pero además se diversificó. A los residuos de biomasa (que tiene una participación importante, en gran medida por la producción de celulosa), se le suma la eólica, biocombustibles y solar fotovoltaica. En 2016 solo el 3% de toda la energía eléctrica fue de origen fósil, según detalló el consultor y que estuvo a cargo del estudio, Sebastián Parrilla.
¿Pero cómo influye esta transformación en el empleo local? Existen 5.521 trabajos "verdes" permanentes a tiempo completo al momento, relacionados con tareas como la operación y mantenimiento del sistema. De todos estos, 754 corresponden a biocombustible (capacidad instalada de 171.000 m3), 500 a eólica (1.479 MW), 497 a hidráulica (1.538 MW), 316 a solar fotovoltaica (238 MW) y 302 a biomasa (411 MW). A esto se le suma los 3.152 puestos del sector público que no están asignados directamente a un subsector.

Ecoportal.net - Con información de: http://www.elpais.com.uy/

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente