Energía nuclear en Argentina: El polémico negocio made in China

Tras el anuncio del Ejecutivo, crece el rechazo a la construcción de dos nuevas centrales nucleares en la Argentina. Se firmaron acuerdos con cláusulas secretas y distintas organizaciones ambientales advierten por el peligro de un Fukushima en territorio nacional

La intención del Gobierno nacional de comenzar la construcción de dos nuevas centrales nucleares, una en la localidad bonaerense de Lima y otra en la provincia de Río Negro, despertó críticas de diversos sectores políticos y sociales. A pesar de los esfuerzos de la administración macrista por evitar explayarse sobre el tema, el mismo empieza a colarse en la disputa electoral, obligando a los funcionarios a dar explicaciones que no quieren dar. 
De acuerdo a lo poco que manifiestan las autoridades, estas centrales nucleares vienen de la mano de acuerdos efectuados con China; la mayoría de ellos incluyen cláusulas secretas, con un costo de cientos de millones de dólares, y por las que el gigante asiático tendrá prioridad a la hora de su funcionamiento, por lo que el Gobierno está hipotecando de cierta manera buena parte de la soberanía nacional.
En este marco, días atrás una delegación de expertos de la National Nuclear Corporation China (CNNC) recorrió diversas zonas costeras, cercanas a la ciudad rionegrina de Viedma, potencialmente aptas para la radicación de la quinta central nuclear. Tras difundirse fotos de la delegación asiática recorriendo la costa patagónica, vecinos realizaron una vigilia frente al hotel donde se encontraba la comitiva para manifestar su repudio al proyecto.
La edificación de esta central en suelo sureño no hace más que mostrar las contradicciones al interior de la propia administración nacional, que antes cuestionaba esta clase de acuerdos con China y ahora deposita toda su confianza en ellos, en su afán de conseguir inversiones que den viabilidad a sus promesas de “brotes verdes” para la economía argentina.
Desconocimiento total
Para interiorizarse más sobre esta situación que aqueja a un importante sector de la sociedad, diario Hoy  dialogó con el vocero de Greenpeace Argentina, Leonel Mingo, quien aseguró: “Desde la organización estamos en contra de la energía nuclear por tres razones: es sucia, peligrosa y costosa. Cuando decimos que es sucia, hacemos referencia a que los desechos son perdurables en el tiempo y altamente contaminantes. Hoy la mayoría de ellos se entierran y destruyen toda la vida que hay alrededor”.
En este sentido, Mingo recordó dos ejemplos de desastres nucleares cercanos. “En Chernóbil, hace poco más de 30 años, la central nuclear ocasionó miles de muertos e hizo del sitio un lugar completamente inhóspito para la vida hasta el día de hoy. El otro hecho fue lo que pasó en Fukushima hace seis años; hasta el día de hoy las personas no pueden volver a sus hogares”.
El dirigente ambientalista señaló que “es un total disparate que todavía hoy, en 2017, se siga apostando a la energía nuclear. No se entiende por qué siguen apostando a este tipo de energía, no hay razón alguna. Los perdedores no son solo los ciudadanos argentinos, sino el mundo entero, porque seguir apostando a energías tan peligrosas es hacer perder a todos, incluso a los que van a sacar un beneficio económico de todo esto”.
Sin razón
 Hace un tiempo, la Argentina firmó el Acuerdo de París, que entre otros puntos intenta frenar el cambio climático, una de las amenazas más importante para el planeta. Uno de los ejes que tiene ese acuerdo es que todos los países se comprometen a reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Hay solo 10 miembros de alrededor de 200 países, entre los que están Japón, Irán, Corea del Norte y la Argentina, que a pesar de la necesidad de reducir los gases de efecto invernadero, siguen apostando a la energía nuclear, algo irrazonable para los expertos.
“El mundo lo habitamos todos, nadie está viviendo en la luna como para poder escaparse de los desastres ambientales. Estamos en un momento muy politizado en la Argentina, pero hay que entender que hay cosas que exceden a los partidos políticos. En este tipo de cuestiones tenemos que estar todos juntos en contra porque las consecuencias las vamos a pagar todos”, destacó el vocero de Greenpeace.
Hasta el día de hoy, la Argentina posee tres bases nucleares como lo son Atucha I y II, ubicadas en Zárate, y la Central Nuclear Embalse, en Córdoba. La intención del oficialismo de avanzar con la construcción de dos nuevas centrales no hace más que generar una fuerte incertidumbre por tratarse de una fuente de energía sucia, peligrosa y costosa, con consecuencias impredecibles para el país.
Opciones para crear puestos de trabajo con otras alternativas
Las posturas a favor de la creación de dos nuevas centrales nucleares se basan en que podrían generar nuevos puestos de empleo. Sin embargo, desde diversos sectores indican que estos mismos trabajos pueden ser creados construyendo centrales de energía eólica o solar por ejemplo.
A eso se le agrega que se puede crear trabajo genuino en el país a través de la fomentación de un campo de paneles solares. Para los expertos, actualmente menos del 1% de nuestra energía proviene de fuentes renovables, y la Patagonia tiene los mejores vientos para obtener energía eólica, ya que no solamente son fuertes sino que también son constantes. Por ende, hay un inmenso margen para crecer y generar empleo si se incrementa la inversión en esas ramas.
Si hubiera un accidente nuclear en la provincia de Río Negro, el mismo afectaría completamente a la Península Valdés, tal como ocurrió anteriormente en Chernóbil y Fukushima. “¿Qué pasaría en la Argentina si tuviéramos un accidente de ese tipo? ¿Tendríamos los recursos económicos para afrontarlo? ¿Tendríamos personal idóneo para tratar de frenarlo?”, cuestionan desde organizaciones ambientales.
¿Por qué este tipo de centrales no constituyen la mejor decisión?
- Costos
Entre las opciones para obtener energía, es la más cara
- Límites
Las reservas de uranio, elemental para el proceso, son finitas
- Inseguridad
Los riesgos de accidentesson muy altos y las consecuencias, irreversibles
- Residuos
Los desechos radioactivos contaminan todo a su alrededor por cientos de miles de años
Cara y con graves peligros para la salud
El aviso de la construcción de las dos nuevas centrales nucleares realizado por parte del gobierno de Mauricio Macri  despertó en forma instantánea las críticas de los pobladores de las zonas en las que las mismas van a ser edificadas. Los principales cuestionamientos efectuados por parte de los ciudadanos hacen foco en los graves e irreparables daños a la salud de los habitantes que estas  centrales generan.
Además, las promesas de las autoridades nacionales de generar trabajo “genuino y seguro” para los argentinos son vistas por un gran sector de la sociedad como una suerte de “extorsión”, ante la falta de trabajo y la desocupación que asola por estas horas a buena parte de la Argentina.
A eso se le agrega que los expertos advierten que la energía nuclear emite una fuerte contaminación y deja un legado de residuos altamente radioactivos para las futuras generaciones, lo que conlleva un gran riesgo para el medio ambiente y la humanidad, impurificando el aire, el agua y el suelo.
En diálogo con este medio, Fabiana Vega, una de las líderes de la Asamblea No Nuclear en Río Negro, explicó por qué rechazan la construcción de una nueva planta nuclear en la ciudad de Viedma: “Decimos no por el hecho de que es una energía sucia por la minería de uranio, contaminante por la radioactividad durante el proceso y cara por el costo de mantener los residuos radioactivos por miles de años”. Y agregó: “Estamos en contra de la promesa de generación de empleo, que no es genuina, y de la pérdida de soberanía territorial”.
“Desde el mismo momento en que fue anunciada desde China por el Presidente Macri y el gobernador Alberto Weretilneck, los vecinos de Río Negro que integramos la asamblea comenzamos a organizarnos para protestar en contra de la instalación de la planta en Viedma”, aseguró Vega.
Mientras el resto del mundo se aleja de la energía nuclear por los riesgos que conlleva, en la Argentina se construirán dos nuevas centrales. Esta paradoja es analizada por la asambleísta como “un negociado entre alguien que quiere vender un producto en desuso y uno que pretende recaudar fondos de algún modo. Alguien que busca expandir su territorio como China, y un Gobierno cipayo que nos entrega”.
Hasta el momento, concejales, legisladores, una diputada nacional y una senadora les han brindado apoyo en su lucha a los asambleístas. “Es un espanto que quieran construir una planta de este tipo en una declarada zona no nuclear y en el marco de cinco áreas protegidas”, manifestó Vega.
En el año 1996 en la localidad de Gastre, Chubut, la gente impidió la instalación de un basurero nuclear.
El rechazo del arco político
“El gestor de los acuerdos con China, incluyendo el de la instalación de la base cívico-militar, es Franco Macri, y de eso nadie dice nada. Desde la desaparición física de Juan Domingo Perón que la Argentina no tiene proyectos de cuño emancipatorio, es decir, un modelo de país que quiere recuperar sus capacidades soberanas para decidir y que opta por industrializarse para asegurar trabajo genuino y digno”, expresó a diario Hoy el senador nacional Fernando “Pino” Solanas respecto de la instalación de las nuevas centrales nucleares en el país.
El legislador, quien tiempo atrás definió a la nuclear como “la más delirante de las energías”, sostuvo que el país necesita otra cosa y que requiere el impulso del sector industrial porque “sin industria de base, no hay desarrollo de las especialidades ni de las tecnologías ni de la ciencia. Estamos hablando de un país en el que a los 18 años les decimos a nuestros chicos que preparen las valijas y los mandamos a Estados Unidos”.
“Todos los acuerdos que se firman en el país incluyen delegación de soberanía jurídica, y más con Macri. La Argentina hoy es un dibujo de república independiente y está sometida al neocolonialismo, que nos deja atados de pies y manos”, concluyó. 
 Fuente: http://diariohoy.net/politica/energia-nuclear-el-polemico-negocio-made-in-china-101567- Imagenes: ANRed - INFOnews
patagonia.netLo Principal

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente