Cambio de época y contradicciones en un mundo global

La manifestación más clara, aunque todavía poco asumida e interiorizada por gran parte de la humanidad, es el cambio global o conjunto de transformaciones ecológico-ambientales de carácter antrópico que están alterando la capacidad de la Tierra para sostener la vida humana tal y como la conocemos. Tal vez el cambio climático sea la manifestación más urgente y conocida, pero desde luego no es la única.
 
La era del Antropoceno
Es difícil no tomarse en serio que estemos cerrando una era histórica. El mundo que abandonamos poco tendrá que ver con el que surgirá de los cambios y puntos de inflexión que se avecinan. Los tiempos de tránsito –el interregno al que se refería Gramsci al designar un periodo de tiempo indeterminado en el que el viejo mundo no termina de morir mientras el nuevo tarda en nacer– son periodos de crisis. Y el momento presente, indiscutiblemente, lo es.
Para llamar la atención sobre hecho de que el ser humano se haya convertido en la principal fuerza que moldea el planeta, superando la acción de erosión del viento y del agua y el efecto de otras fuerzas geológicas internas (tectonismo, vulcanismo o sismicidad), sismicidad), Cruzten y Stoermer acuñaron un nuevo término: el Antropoceno. Con él indican que nos hemos adentrado en una nueva etapa geológica fruto de la constante aceleración de la capacidad de la especie humana para modificar el planeta mediante la tecnología y la actividad económica. Debido a ello la Tierra ha pasado página en el calendario geológico: hemos superado el Holoceno e inaugurado una nueva época dentro del período Cuaternario, un periodo en que los humanos hemos cambiado el ciclo vital del planeta sacándolo de su variabilidad natural.

Fuente: http://www.biodiversidadla.org

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente