Alianza para la protección de los océanos pide evitar la exploración minera

La Alianza para el Alta Mar (DSCC) ha pedido a la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos el establecimiento de un Comité de medio ambiente para asegurar la protección efectiva de la biodiversidad frente a la creciente demanda de licencias para la exploración minera más allá de las jurisdicciones nacionales.

La explotación comercial todavía no se ha iniciado, pero en los últimos años hay muchos más países y compañías que están interesados en convertir la exploración en explotación minera en alta mar, ha asegurado a la Agencia EFE el co-fundador de la Alianza por el Alta Mar, (Deep Sea Conservation Coalition, DSCC), Matthew Gianni.
La exploración minera imposibilitaría una evaluación de los daños
Es un tema que preocupa mucho a los científicos que estudian la biodiversidad marina, ya que con el desarrollo de este tipo de actividades industriales “sería imposible hacer una evaluación de los daños causados en alta mar”, ha asegurado el experto y asesor político.
La DSCC es una alianza creada en 2004 por más de 70 organizaciones no-gubernamentales (ONG), organizaciones de pescadores, institutos de Derecho y política, todos comprometidos para proteger los fondos marinos.
Fue creada para responder a los problemas de la pesca de arrastre en alta mar en ausencia de un régimen administrativo eficaz.
Comité medioambiental
DSCC ha pedido a los representantes de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISB, por sus siglas en inglés) -en la última reunión en Kingston (Jamaica) a mediados de agosto-, el establecimiento del comité medioambiental para responder a la obligación de este organismo -bajo el derecho internacional-, de “asegurar una protección efectiva del medio marino”, según Gianni.
Esta demanda de DSCC se da sobre todo ante la cada vez “más creciente” número de solicitudes por parte de países y empresas de permisos para la exploración de minerales para la industria en alta mar.
Precisamente el último lo ha concedido el ISB a Polonia para la exploración minera en el Dorsal Medioatlántico, una zona calificada de interés ecológico y biológico (Ebsa, por sus siglas en inglés).
Regulación internacional
Sin embargo, por primera vez en la reunión de Jamaica, la ISB consideró un texto borrador de nuevas regulaciones para la explotación de minerales en alta mar, estableciendo 2020 como fecha límite para adoptar un acuerdo para este tipo de actividades en áreas internacionales.
Gianni ha explicado que si se permite la exploración de fondos que están a cuatro o cinco mil metros en el fondo del mar, donde no ha llegado aún la mano del hombre, “el daño sería inmenso”.
El experto ha señalado que en los últimos años la ciencia ha descubierto la riqueza inmensa del fondo del mar, por lo que el inicio de las actividades mineras supondría la pérdida inevitable de biodiversidad, pérdida que sería permanente dado el ritmo muy lento de recuperación de las especies afectadas y los ecosistemas profundos.
Ha recordado que recientemente la ciencia ha advertido que hemos entrado en la sexta pérdida de biodiversidad en el planeta, por ello, ha advertido “la comunidad internacional debe asegurar que no se abre una nueva frontera en la degradación medioambiental.

Fuente: EFE

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Argentina: Por fin salió ley que impide desarrollos inmobiliarios en bosques afectados por incendios