Andalgalá: TESTIMONIO DE NIDIA GAUTHIER, abogada que corrió riesgo de Vida por patotas promineras. 



"Conciencia Solidaria" se solidariza con las personas que en estos días vieron sus vidas seriamente amenazadas por patotas promineras que impedían el acceso a la Ciudad de Andalgalá, Catamarca.  La abogada Nidia Beatriz Gauthier relata a Conciencia Solidaria la odisea que debío vivir, ella y sus acompañantes, la noche del 14 de febrero. 


La abogada Nidia Gauthier -oriunda de Tucumán- se dirigía en su auto desde Santa María a Pomán, debiendo pasar por Andalgalá.  Iba acompañada por otras tres personas (Myriam de ASANOA, Walter de Tucumán y Sergio Rojas de Andalgalá). Unos 20 kms. antes de llegar a Andalgalá se encontró con un piquete de alrededor de 50 personas y a pocos metros 5 policías que le requirieron su documentación. Los policías le permitieron el paso pero una persona del piquete se acercó y se lo impidió, ante el requerimiento de la abogada de que se indentificara, primero lo hizo como periodista, luego dijo que se llamaba Rolando Díaz y era asesor de la Secretaría de Minería de la Nación.  Ante la pregunta de por qué no podían pasar, contestó "no queremos que pase gente de otras provincias".
La Dra. Gauthier insistió en su derecho de pasar por el lugar, pero al ver las reacciones violentas y amenazantes de los piqueteros, decidió alejarse un poco del lugar, para poder descansar.
Se dirijieron a un claro, por un sendero alternativo, y allí se disponían a descansar cuando vieron pasar una moto (que después supieron que era de la policía que iba a advertirles que estaban en peligro).  No los vieron.  Luego pasaron dos camionetas de gran porte, a alta velocidad: una con el logo de la minera Agua Rica y otra con la de La Alumbrera.  Cuando los encontraron, previo rastreo con luces alumbrando el campo, les dijeron que vayan hacia Belén "que ellos los iban a custodiar hasta allí".  
En esos momentos, la Dra. Gauthier y sus acompañantes se dirigieron de regreso al corte, donde estaba la policía, y requirieron telefónicamente a la fiscalía a cargo de la Dra. Nieva el envío de refuerzos policiales para custodiarlos, ya que se encontraba en serio riesgo sus vidas.
Así fue que llegó el movil, pero los acompañó sólo unos treinta kilómetros, dejándolos solos en el medio de la noche en un trayecto de precipicios y ríos crecidos que debieron atravezar.
La abogada Nidia Gauthier narra valientemente todo este episodio en el video que se adjunta y reflexiona: "no hay garantías, parece que estamos en un estado de sitio", "aquí estamos todos en peligro", "parece que en nuestro país la palabra derecho ambiental se transformó en una mala palabra porque parece que está perjudicando algunos intereses que competen a los gobiernos, legisladores y aparato judicial". También agrega: "la gente tiene miedo de hablar y eso es grave porque el silencio paraliza", "esto no tiene nada que envidiarle a la época del proceso, y es sistemático, viene de la presidenta para abajo".
Desde Conciencia Solidaria repudiamos estos actos de intimidación y amenazas, que cohartan los derechos fundamentales de los ciudadanos y como en este caso, ponen en riesgo cierto la integridad física y la vida de las personas.
"También se suma nuestra solidaridad al periodista Julio Bazán y su equipo, quienes el jueves 16 de febrero fueron perseguidos por camionetas, motos y autos con promineros, en un trayecto de 70 km. en Andalgalá.  Además fueron insultados y pintado su móvil con aerosoles", declaró Mariela Silvestein, presidente de Conciencia Solidaria.

Es evidente el motivo de estos piquetes promineros impidiendo el acceso a la ciudad de Andalgalá ( sobre todo al ver que fueron levantados paulatinamente luego del 15 de febrero): opacar los actos al cumplirse el segundo aniversario de la brutal represión que sufrió el pueblo andalgalense y quebrar la resistencia a la megaminería. 
 El pueblo les dió su respuesta valiente y firme, fueron alrededor de 3.500 personas las que se congreron en la plaza de Andalgalá el 15 de febrero del corriente, para decir una vez más SI A LA VIDA, NO A LA MEGAMINERIA ! Lo que desmiente los dichos promegamineros, sobre que la resistencia es de foraneos, que quieren opinar sobre de qué forma debe vivir un pueblo ajeno. Quedó demostrado una vez más, que los propios andalagalenses no quieren megaminería en su territorio, ofreciendo la vida en defensa de la tierra y el agua, defendiendo también su derecho a expresarse libremente y a elegir el lugar donde vivir, en armonía con la naturaleza. 

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Argentina: Por fin salió ley que impide desarrollos inmobiliarios en bosques afectados por incendios

El espejismo de "reciclar" plástico