En Santa Fe dan por sentado que en Goya se instalará una pastera




crece la polémica por la industrialización de la madera
En Santa Fe dan por sentado que en Goya se instalará una pastera
Un legislador nacional aseguró que la empresa UPM, de capitales finlandeses y operadora de la planta en Fray Bentos, tiene la intención de instalarse en la ciudad. "Corrientes promete estabilidad fiscal por más de 30 años y exenciones impositivas”, dijo.
Crece la preocupación en Santa Fe por la posible instalación de una pastera en la ciudad de Goya. Un diputado nacional advirtió que existe una “posibilidad cada vez más cierta de que la provincia de Corrientes avance en sus proyectos de instalación de pasteras de celulosa en las márgenes del río Paraná, más precisamente en Goya”.
“La empresa UPM, de capitales finlandeses y operadora de la planta en Fray Bentos, tiene la intención de instalarse en la ciudad correntina de Goya”, aseguró el legislador de la Coalición Cívica (CC)-ARI, Carlos Comi. “Corrientes promete estabilidad fiscal por más de 30 años, exenciones impositivas y subsidios a la producción, según ya lo establece la Ley 25.080”, agregó.
El legislador pidió que, antes de tomar esa definición, se realicen informes de impacto ambiental, y advirtió que la actividad de una pastera en la costa del Paraná traería “devastadoras consecuencias a la actividad turística y amenazaría el ecosistema y al recurso ictícola del cordón de poblaciones santafesinas de la ruta 11, como San Javier, Alejandra, Romang, Avellaneda, Reconquista y muchas otras de pequeñas dimensiones”.
Comi informó que la provincia de Corrientes cuenta con la mayor superficie forestada del país y que el tiempo de crecimiento de los árboles, especialmente los eucaliptos –especie mayormente empleada por las pasteras– , en nuestra zona es de 7 a 10 años, mientras que, por ejemplo en Finlandia, es de 50 a 60 años.
En tanto se presentó en la Cámara de Diputados de Santa Fe un proyecto para solicitar al gobernador, Hermes Binner, que averigüe si el Gobierno de Corrientes estaría gestionando la instalación de una planta papelera en su territorio.
En los fundamentos se arguye que, en la oportunidad de la visita que realizara por el 138º aniversario de la fundación de la ciudad de Reconquista, el intendente de Goya, Ignacio Osella, había señalado el interés de la Provincia en la instalación de una planta papelera (pastera) dado el gran desarrollo forestal que realizó Corrientes a lo largo de los últimos 20 años, y el impulso económico que significaría la instalación de una de estas plantas industriales.
Por otra parte, desde diferentes medios se indicó la posibilidad de que la planta estuviera instalada en la ciudad de Goya.
Según los fundamentos del proyecto, “las expresiones vertidas por el intendente de la ciudad de Goya en las que señala que se está convocando a las empresas papeleras de todo el mundo para que se puedan instalar, porque hoy tenemos 150.000 hectáreas para el proceso de industrialización de la madera , indican de modo inequívoco la voluntad de las autoridades correntinas de darle impulso a este tipo de industrias, y la cantidad de hectáreas ocupadas, manifiesta la magnitud que podrá tener tal emprendimiento”.
“Es impostergable el desarrollo de conversaciones entre ambos estados provinciales para conocer los detalles del emprendimiento pretendido, si es que se ha de utilizar el río Paraná en el funcionamiento de la planta papelera, e intercambiar criterios a los efectos de disipar las dudas que existieran y evitar ulteriores conflictos”, agrega el documento.

La otra mejilla
Osella fue tajante al afirmar que “hay que dejar de cacarear y controlar. Hay pasteras en Misiones, Santa Fe y en Jujuy, y todas contaminan más que Botnia”.
Señaló que Goya puede ser una zona apta para este tipo de inversiones, pero para el jefe comunal “hay algunos talibanes del ambientalismo que dicen que uno quiere contaminar, matar pájaros”.
“Lo que hay que hacer es un estricto control de los niveles de contaminación. El turismo es contaminante, así que imagínense lo que pueden hacer otro tipo de industrias. Lo que hay que hacer es un control estricto, tal cual pasó en Uruguay con Botnia”, precisó en declaraciones al programa radial La revista AM.
“En Santa Fe salen a cacarear y ellos no hacen su control; hay que ser serios”, afirmó Ignacio Osella, refiriéndose a una planta de ese tipo instalada en Capitán Bermúdez.
http://www.diariolarepublica.com.ar/notix/noticia.php?i=168658

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Argentina: Por fin salió ley que impide desarrollos inmobiliarios en bosques afectados por incendios

El espejismo de "reciclar" plástico